El verano es una época en la que relajamos o cambiamos del todo algunas de nuestras costumbres diarias. Si hablamos de alimentación, las vacaciones nos invitan a picar más y a comer peor en algunas ocasiones. Si además tenemos tendencia a coger peso, frecuentemente solemos cometer el error de decidir que ya nos volveremos a preocupar por este asunto cuando volvamos a nuestra rutina habitual en otoño.

Este un patrón mental equivocado que es difícil cambiar, explica el nutricionista José Luis Sambeat, quien recomienda no olvidar la báscula y pesarse durante estos meses, para no llevarse un gran susto en septiembre.

Pincha en el link que os dejamos debajo para leer la noticia completa.

Ir a noticia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *